Me van a hacer una prueba

Me van a hacer una prueba

No es invasiva. A diferencia de otras técnicas de diagnóstico que exigen cirugía o introducción de aparatos en el cuerpo, la medicina nuclear no es invasiva, ya que en la mayoría de los casos basta con un inyección endovenosa. El trazador viaja a través de la sangre y se localiza en el órgano a estudiar.

Es funcional. A diferencia de las llamadas técnicas estructurales (escáner, resonancia magnética, ecografía), las técnicas de medicina nuclear no estudian la morfología del organismo, sino su funcionalismo.

Su campo de aplicación abarca la práctica totalidad del organismo.

El nivel de irradiación, tanto para el paciente como para el personal, es similar o inferior al de otras técnicas radiológicas.

Una gammagrafía es una exploración médica en la que, mediante la administración de una pequeña dosis de una substancia radiactiva, se obtienen imágenes y parámetros que permitirán ayudar a la obtención de un diagnóstico o a valorar la evolución de un proceso.

Mediante esta técnica se pueden estudiar distintos órganos y aparatos desde el punto de vista funcional.

Habitualmente, la dosis radiactiva es inyectada en una vena del brazo.

Este tipo de pruebas no es dolorosa; en la mayoría de casos sólo notará la inyección que es similar a la realizada para una extracción de sangre.

No notará ningún efecto tras la inyección. 

No le hará sentir sueño ni le impedirá la conducción de vehículos.

Tras la inyección, deberá esperar en la Sala de Espera interior de la Unidad un tiempo que varía según la exploración. En algunos casos la toma de imágenes se realiza inmediatamente después de la administración del radiofármaco, pero en otras se debe esperar hasta 3 horas o más. En esos casos, esperará en la Sala de Espera interior de la Unidad. En los casos en los que la el tiempo de espera entre la administración de la dosis y la toma de imágenes sea elevado, se le ofrecerá un refrigerio, teniendo a sus disposición agua e infusiones (si su exploración lo permite). Para hacerle su estancia más amena, la Sala de Espera dispone de televisión, pero si lo desea, puede llevarse alguna lectura o entretenimiento que respete el ambiente silencioso de la sala.   

Puede acudir con acompañante, pero una vez se le haya administrado el radiofármaco, la persona acompañante deberá esperar fuera de la Unidad, en unos asientos habilitados para ello justo a la salida de pacientes, por la que usted saldrá una vez finalizada la exploración. 

No, ya que la cantidad de radiación que usted recibe es muy pequeña y de efecto similar al de una radiografía. Las sustancias que se administran no son tóxicas ni dolorosas. La mayoría de ellas no provocan reacciones alérgicas.

Para la mayoría de los procedimientos sólo es necesario dar el consentimiento verbal tras la explicación oportuna del profesional de Medicina Nuclear. No obstante, hay algunos procedimientos que bien por ser carácter más invasivo o por utilizarse dosis de radiación más alta (como los tratamientos), requieren además la firma de un documento en el que otorga su consentimiento después de recibir información verbal y escrita sobre el mismo.

Estos son:

  • Exploración de valoración de la viabilidad miocárdica con test de estimulación (ergométrica o farmacológica)
  • Cisternogammagrafía (consentimiento para la punción lumbar)
  • Mujeres gestantes, cuando esté indicada la realización de una prueba de Medicina Nuclear
  • En todos los casos de Radioterapia Metabólica

Embarazo

Díganos, antes de administrarle el radiofármaco, si está embarazada, piensa estarlo o ha tenido alguna falta.

Lactancia materna

Las sustancias radiactivas pueden pasar a la leche materna. Si está lactando dígaselo al personal de enfermería antes de la administración del radiofármaco y será informada sobre la necesidad o no de suspender la lactancia. En la mayoría de los casos será suficiente suspenderla temporalmente, por lo que deberá planificar las actuaciones en función de sus preferencias. Puede consultarnos antes de la realización de la prueba.

Habitualmente no se requiere preparación previa y podrá comer y beber como lo hace habitualmente, tanto antes de la prueba como durante el tiempo entre la administración del radiofármaco y la obtención de las imágenes (en la Sala de Espera). En caso contrario, se le indicará en la hoja de citación o por teléfono cuando la cita sea telefónica.

Para la mayoría de las exploraciones no es necesario dejar de tomar el tratamiento que esté siguiendo. En caso contrario se le avisará. Es conveniente que acuda al Servicio con la hoja de tratamiento que esté tomando. 

Es conveniente que beba más líquido de lo habitual a lo largo del día de la prueba y que no descuide sus hábitos higiénicos. La mayoría de los radiofármacos que utilizamos se elimina vía urinaria, por lo que es conveniente utilizar la cisterna varias veces para lavar bien el inodoro después de su uso, igualmente, durante el mismo día de la prueba.

Evite el contacto próximo con los niños pequeños y con mujeres embarazadas a lo largo del día de la prueba. De esta forma le evitará una exposición innecesaria a la radiación.

Normalmente no hay inconveniente, pero si en su trabajo se utilizan radiaciones o trabaja con niños y/o mujeres. embarazadas, por favor, comuníquelo al personal del Servicio.

No deben realizarse otras pruebas médicas el mismo día, ya que pueden interferirse. Por ello le rogamos se abstenga de pedir cita en otros Servicios para la realización de análisis o pruebas.

Últimas noticias